2. HISTORIA

El colegio Alfonso XII tiene una larga tradición histórica. Comenzó su andadura en el siglo XVI cuando Felipe II instituyó un colegio dentro de su monasterio. Pero por aquel entonces el colegio era un seminario y, aunque Felipe II dotó al colegio de una tradición humanística, de tal forma que más de la mitad de los profesores no eran religiosos, la educación estaba orientada a proveer de monjes al monasterio.

Posteriormente, ya en el siglo XIX y después de la desamortización, Alfonso XII vuelve a fundar el colegio y le pone su nombre. Este rey quiso que el colegio fomentase las disciplinas científicas y humanísticas con un talante liberal, alejado de cualquier radicalismo tanto religioso como de otra índole. Este espíritu religioso y al mismo tiempo liberal, abierto a la vez que riguroso, sigue siendo una seña de identidad del Real Colegio Alfonso XII.

Los Padres agustinos regentan el colegio desde el año 1885. Desde entonces el colegio ha destacado por ofrecer una sólida formación científica y humanística, al gusto de su fundador. Al mismo tiempo, la tradición pedagógica agustiniana ha inspirado la labor educativa con los valores propios que la caracterizan: interioridad, amistad, verdad, inquietud, búsqueda, solidaridad.

Durante muchos años, los agustinos nos hemos dedicado a la formación de la juventud. En el internado Alfonso XII lo hacemos desde el siglo XIX. Este es uno de los más antiguos internados de España, con más larga tradición. Por aquí han pasado personas ilustres y otras sin renombre que han forjado la historia de España.

Hoy siguen formándose entre nuestros muros, abiertos al mundo, jóvenes de distinta procedencia, pero todos ellos deseosos de crecer como personas para contribuir a un mundo mejor.