4. FORMACIÓN EN VALORES

El éxito formativo del R. C. Alfonso XII, como no puede ser de otro modo, no viene de las piedras del monasterio. Por el contrario, surge de los valores que inspiran la labor educativa de las personas que aquí trabajan. Estos principios fundantes tienen un nombre: Carácter propio. En él se recogen las indicaciones o guías de nuestra labor y los valores que pretendemos desarrollen nuestros alumnos: amistad, comunidad, solidaridad, libertad, verdad.

Como centro educativo pretendemos un nivel académico alto, en consonancia con las demandas de hoy día. Sin embargo, más que en otros tiempos, la formación en aspectos personales como el aprendizaje de la colaboración, el trabajo en equipo o el emprendimiento son competencias necesarias. El desarrollo de habilidades sociales junto con la competencia profesional son claves en el futuro personal.